sábado, 7 de enero de 2017

Domaine hôtel Castell de Blés, el chic rural

El sol nos acompañó durante todo el viaje hasta nuestro primer alojamiento, el Domaine hôtel Castell de Blés, aunque cerca ya del hotel; se nubló. Nos costó un poco encontrarlo, porque se halla situado en una zona agrícola, con carreteras rurales  estrechas y mal señalizadas, pero el paisaje es de una belleza deslumbrante.
Me gustaría que esta zona de la campiña francesa se conservase tal cual está, porque es uno de los lugares más bonitos que he visto. Un paisaje agrícola, rodeado de arroyos del río Le Tech y a pocos kilómetros del macizo de “Les Albères” (Serra de l’Albera), de la Reserva Natural de Mas Larrieu, de los Pirineos y del mar. Un espacio silencioso y anti estresante.


El alojamiento era perfecto para ver los alrededores: la iglesia y el claustro de Saint-Genís-des-Fontaines, visitar Elne, Thuir y acercarnos hasta Castellnu (Castellnou).


A nuestra llegada al hotel, nos recibió con una amplia sonrisa la gerente del hotel: Aurélie. Es amable, alegre, simpática, dinámica y educada. Nos aconsejó qué visitar por la zona y nos proporcionó una lista de restaurantes que nos fue de mucha utilidad. Aunque, en esa área francesa, se come muy bien prácticamente en cualquier restaurante.



La restauración del hotel respeta el aire chic y afrancesado de la arquitectura. Sin duda, detrás hay una perfecta y estudiada recuperación y acomodación del espacio para transformarlo en hotel.



La habitación era grande y cómoda. Con bonitas vistas al jardín y una gran claraboya que inundaba de luz la habitación. Por la noche, se podía cerrar para que la luz del amanecer no te despertase antes de lo previsto.



Los suelos de madera impregnaban calidez y  comodidad a la estancia. Eso sí, el suelo crujía al pisarlo. Pero no tiene ninguna importancia y no supone ningún problema para disfrutar del confort de la habitación.
Los desayunos son más que correctos con fruta, pastas, pan tierno, mantequilla francesa y mermeladas caseras, quesos y yogures. Se sirven en una zona común con grandes ventanales que dan al bucólico jardín francés.
Descansamos muy bien en Domaine hôtel Castell de Blés y de eso se trata cuando vas a un hotel de vacaciones. Descansar y desconectar, ¿no?.

No hay comentarios: